El presidente Alberto Fernández se refirió en su discurso ante la ONU al atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández y a los discursos de odio. También aludió a la cuestión de la deuda externa, el conflicto entre Ucrania y Rusia y el reclamo permanente por Malvinas

Atentado contra CFK

El Presidente Alberto Fernández se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, donde se manifestó en contra de “los discursos extremistas y violentos”, cuyo objetivo, según el mandatario, son “erosionar la democracia”.

En en el marco de las 77° asamblea anual de la ONU, Fernández afirmó, según informa la agencia Télam, que el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner acaecido el pasado 1° de septiembre “no sólo afectó la tranquilidad pública” sino que “también buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas de vida”.

El presidente agregó que: “muchas veces en la historia los magnicidios han sido prólogos de grandes tragedias” y que “pueblos enteros sucumbieron detrás de esos profetas del odio”.

Alberto Fernández realizó un llamamiento para evitar que se debilite y erosione la democracia de la mano de los discursos fascistas que se han acentuado en estos últimos años, pandemia mediante: “Estoy seguro de que la violencia fascista que se disfraza de republicanismo no conseguirá cambiar ese amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de la sociedad argentina”, apostó.

En su alocución ante la ONU fue categórico respecto de los que tienen interés en “promover la polorazión extrema. No aceptemos resignados esa situación. Generemos un enérgico rechazo global a quienes promueven la división de nuestras comunidades”.

Fotógrafo: AFP AFP /Télam

Conflicto entre Ucrania y Rusia

A su vez, el presidente Fernández bregó por el diálogo para resolver el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia. En ese sentido sentó, una vez más, la posición Argentina respecto de la guerra en curso: “Imponer el diálogo y recuperar la paz en la disputa iniciada con el avance militar de la Federación Rusa sobre el territorio de Ucrania”.

Deuda externa

Otro punto saliente de su intervención versó acerca de las naciones que se encuentran atravesando procesos de renegociación por sus obligaciones soberanas. A criterio del mandatario: “las naciones endeudadas padecen mucho más los efectos del sistema establecido”, situación en la que enmarcó a la Argentina para explicar algunos de sus problemas más acuciantes. También aprovechó para agradecer a los países que apoyaron la reestructuración de la deuda que encaró su gobierno.

Fernández subrayó que el cumplimiento de las obligaciones con el FMI deben ser compatibles con el crecimiento, la inclusión y la minimización de los costos económicos y sociales que trae aparejado el acuerdo con el organismo internacional. Para lograr esto la seguridad alimentaria y la provisión de energía deben estar garantizadas para la cantidad de personas en todo el mundo, deslizó el Presidente .

Malvinas

Como es usual ante la Asamblea General de la ONU, el presidente argentino recordó el inclaudicable reclamo de soberanía sobre las Islas Malvinas. Petición que en no pocas ocasiones a lo largo de las últimas décadas fue acompañada por resoluciones de Naciones Unidas. Al respecto, Alberto Fernández manifestó que: “El Reino Unido se avenga a acatar el llamado de la comunidad internacional y ponga fin a esta anacrónica situación colonial”